CANTA, CUENTA, TOCA Y JUEGA

Claves para la estimulación auditiva en el hogar desde edades tempranas

DSC_9760

La voz humana, la música, los sonidos, las nanas cantadas o recitadas, leer o contar cuentos, son los medios ideales para una buena estimulación auditiva desde edades tempranas, incluso desde la etapa prenatal.

Todos estos estímulos ayudan a desarrollar la inteligencia auditiva desde el hogar, ayudando en la adquisición de vocabulario, promoviendo niveles altos de comprensión, fomentando la imaginación y la creatividad, e impulsando el desarrollo de la capacidad de expresión oral y escrita. Y esto no sólo lo he leído, lo he podido comprobar en estos últimos cuatro años con las familias habituales a las sesiones de Bebecuentos, y por supuesto, en mi casa, con mi hijo Noah de, casi, cuatro años.

En mis sesiones de Bebecuentos trato de poner mi granito de arena en el desarrollo de la inteligencia auditiva de los bebés ,y sus familias, con el uso de estímulos poéticos, ya sean nanas cantadas o recitadas, poemas populares y/o tradicionales, o de autor. Me gusta acompañar los versos que recito o canto, con objetos, añadiendo así el estímulo visual, y complemento con sonidos, ya sea una melodía con xilófono, un toque de campana o de tambor, o un zarandeo de cascabeles. Para estimular auditivamente, no hace falta “saber  cantar”, ni “saber tocar” un instrumento (y de eso soy ejemplo) sólo hay que atreverse, hacerlo con libertad y juego.  

Hermanado estímulos visuales y sonoros, logro  atrapar la atención y fomentar el interés de los más pequeños de la casa. Un ejemplo de ello es la combinación entre le poema Quetzal del libro Abezoo, de Carlos Reviejo y Javier Aramburu, editado por SM (sin duda un libro indispensable) ,y uno de mis objetos más preciados, que  es el “pajarito de agua”. Lo suelo comprar en tiendas de artesanía, con poco coste, y supone éxito seguro entre los bebés y sus familias. 

¿Se animan a hacerlo en casa?

“Doña Mariquita”

Poesía en Movimiento

Soy fan confesa de la poesía infantil, adoro leerla como un disfrute personal. Sobre todo me gusta compartirla en mis sesiones de cuentos destinadas a bebés, ya que su dimensión y sonoridad favorecen la atención del niño, limitada en edades tan tempranas.

Mi estilo como narradora oral está ligado al uso de objetos. Esto hace que cuando leo poesía, por defecto profesional, la cosifico, la veo en movimiento en mi cabeza, y se me hace inevitable crear lo imaginado y contar lo recreado. Así que al atractivo musical de la palabra añado un estímulo visual para un éxito garantizado con el público menudo.

Uno de mis libros preferidos para este tipo de experimentos es Abezoo, un curioso abecedario de animales publicado por SM. Los deliciosos textos de Carlos Reviejo y las ilustraciones llenas de gracia e ingenio de Javier Aramburu hacen de Abezoo un libro  imprescindible en la biblioteca familiar. A casa llegó como un regalo, cuando mi pequeño Noah tenía 4 meses, y desde entonces vivimos enamorados de esta obra tan placentera.img-20140810-wa0018

El primer poema que representé de este libro fue “Doña Mariquita”. Las manos son expresivas por naturaleza y a los bebés les encanta verlas en movimiento (sólo hay que ver la cantidad de rimas, canciones y juegos de manos que nos brinda la tradición).

ABZOO00_laraAsí que, con la ayuda de un guante negro y uno rojo, texturas  en una mano y un títere en la otra; unas pocas notas musicales acompañadas de juego y caricias, y tenemos una bonita receta para la sonrisa de nuestros pequeños.

En este vídeo casero les muestro el resultado. Espero que les guste y se animen, por qué no, a repetirlo en casa.